Festival Internacional Cervantino

on . Posted in Eventos Destacados

Festival Internacional Cervantino 2012

En un lugar de Guanajuato

El inicio de 40 años de historia cervantina

 

  • La develación de una estatua de Miguel de Cervantes, el estreno nacional de Don Quijote de Massenet y un homenaje a Enrique Ruelas Estrada fueron algunas de las actividades del primer día del naciente FIC

 

 

Viajero: llegas a esta noble ciudad que tuvo su origen en 1548, un año después del nacimiento del genio de las letras españolas Miguel de Cervantes. Ella hizo propia la idea de libertad que campea en las páginas del Quijote, ya que en este suelo se sentó la independencia de este país.

 

Placa de bienvenida a Guanajuato

El sábado 29 de septiembre de 1972, la plazuela del Quijote, en Mineral de Cata, Guanajuato, fue el escenario donde surgió el Festival Internacional Cervantino (FIC), como una aportación artística de nuestro país al Año del Turismo para las Américas, promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

 

A unos kilómetros del centro de la ciudad, el poblado se convirtió en una “villa española” que mostraba la belleza colonial de sus construcciones del siglo XVI, entre ellas el templo del Señor de Villa Seca, y fue ahí, frente a la iglesia, construida en 1547, donde el corazón del Cervantino empezó a latir.

 

En representación del entonces presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, Agustín Olachea Borbón, quien era el jefe del Departamento de Turismo (desde 1974 Secretaría de Turismo) inauguró el primer FIC. Lo acompañaron Manuel M. Moreno, gobernador de Guanajuato, y los integrantes del patronato del FIC: la actriz Dolores del Río, presidenta; Rodolfo Echeverría, titular del Comité Organizador y el arquitecto Óscar Urrutia Tazzer, director general. Así dieron inicio las primeras actividades de la historia de la fiesta del espíritu, que en este 2012 cumple 40 años de convertirse en un foro de convergencia, pluralidad y proyección del arte mexicano y extranjero.

 

 

La primera edición del FIC duró 20 días, en los cuales se presentaron 22 recitales, 15 obras de teatro, 12 espectáculos dancísticos, 10 exposiciones, cinco proyecciones de cine y cinco conferencias especiales, que en total sumaron 69 actividades que mostraron el trabajo artístico de Canadá, Checoslovaquia, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Italia, Japón, Reino Unido, Unión Soviética y México.

 

El Cervantino se constituyó en un foro para las agrupaciones con sólidas trayectorias internacionales, además de proyectar el talento nacional y la creación de grupos permanentes que exportaran su trabajo de manera constante al extranjero, “… gracias a la ayuda de [la Secretaría de] Relaciones Exteriores pudimos echar a andar el engranaje de este Festival, que es el primero que se hace en América Latina. En Europa hay 57, el Festival de Spoletto en Italia es muy parecido a este de Guanajuato”, afirmó Dolores del Río en entrevista concedida al periódico Novedades, hoy desaparecido.

 

Una de las actividades del primer día del FIC fue la develación, en el parque Hidalgo, de una placa que da la bienvenida a los turistas: “Viajero: llegas a esta noble ciudad que tuvo su origen en 1548, un año después del nacimiento del genio de las letras españolas Miguel de Cervantes. Ella hizo propia la idea de libertad que campea en las páginas del Quijote, ya que en este suelo se sentó la independencia de este país”.

 

Ese 29 de septiembre de 1972 también fue develada una escultura de Miguel de Cervantes Saavedra, creada por el artista plástico Federico Canessi y colocada en la calle La Alhóndiga, como homenaje al célebre escritor español. La estatua de bronce, de 2.15 metros de altura y un peso de 450 kilogramos, actualmente se encuentra frente al Museo Iconográfico del Quijote.

 

A las 13:30 horas, durante el acto inaugural oficial, en la Plazuela del Quijote, la comitiva entregó un reconocimiento especial a Enrique Ruelas Espinosa, quien durante 19 años seguidos montó con notorio éxito tres obras cortas del Manco de Lepanto, en un espectáculo titulado Entremeses cervantinos.

 

Integrante del comité organizador del primer FIC, junto con Mario Moreno Cantinflas, Héctor Azar, Antonio López Mancera, Gloria Caballero y Alejandro Ortega San Vicente, entre otros, el realizador escénico Enrique Ruelas recibió una medalla de oro de manos de Dolores del Río, quien subrayó: “sin usted y esa espléndida labor desarrollada a través de 20 años, este festival no se hubiera realizado”.

 

En su discurso, Ruelas enfatizó la importancia del arte para lograr la paz, en medio de los conflictos, “cuando vuelva a reinar en la humanidad el sentido de la libertad, del amor y la piedad, que es el fin del Quijote, la humanidad volverá a encontrarse a sí misma y a gozar de la sabiduría de la paz”.

 

Al finalizar el día, el Teatro Juárez, recién remodelado, fue el escenario del estreno nacional de la ópera Don Quijote, de Jules Massenet y libreto de Henri Cain, por parte de la Compañía Nacional de Ópera, mientras en la Plazuela del Quijote una verbena popular llenaba de algarabía los callejones y casas colindantes.

 
 
 
 
Mapa
   Moviles